Jarrito de Tlaquepaque

Publicado: septiembre 9, 2009 en avivasoulfly
El jarrito de Tlaquepaque El jarrito de Tlaquepaque

En México hay una expresión tradicional utilizada más en los tiempos de los abuelos, pero que actualmente se usa bastante: “Pareces jarrito de Tlaquepaque”. Aunque es una expresión muy antigua, la gente sigue entendiéndola… pero, ¿sabes cuál es su origen?

Tlaquepaque es un municipio de Jalisco. En algún tiempo fue reconocido por sus artesanías y jarros de barro, sin embargo se volvió más famoso por la pésima calidad de sus productos, ya que los jarros se cuarteaban y rompían con mucha facilidad; con un ligero golpe era suficiente para que se perdiera la pieza completamente, pues eran extremadamente frágiles…

Actualmente encontramos personas que les va muy bien la etiqueta “Jarritos de Tlaquepaque”, pues son frágiles y sentidas, con solo una frase, una palabra o aun una simple mirada les basta para herirse. Y con razón o sin ella guardan rencor, enojo, ira, o algún sentimiento negativo. Cuando alguien ha sido calificado como “jarrito de Tlaquepaque” está perdido, ya que la gente no toma en cuenta sus tristezas ni desplantes.

Una persona que se hiere con tanta facilidad, que guarda rencor por detalles insignificantes, se vuelve frágil y triste, su corazón se contamina y se va rompiendo con tanta facilidad como un jarrito de pésima calidad.
Pero en la mayoría de las veces, las razones por las que se llegan a herir son cosas que no tienen mucha importancia, aun cuando en otras ocasiones si podría haber una razón válida. Todo depende del punto de vista con el se vean las cosas.

Si te sientes identificado como un “Jarrito de Tlaquepaque” te invito a que medites y trabajes en cambiar tu forma de pensar ante las circunstancias. ¡Tu actitud es muy importante!
Muchas veces lo que ocasiona la herida es provocado por la forma de pensar respecto de los demás, es decir en prejuicios. La persona que te hizo sentir agredida pudo o no tener la intención de agredirte o lastimarte, pero tu lo tomas como un hecho, una “verdad absoluta” que te provoca una herida.

El jarrito de TlaquepaqueEl jarrito de Tlaquepaque

Deja que tu corazón sea sanado y no permitas más que se siga hiriendo constantemente. ¿Sabes como? Pídele a Dios que te sane, que sane tu corazón y trabaja también en tu forma de pensar y en tu carácter. Decide no dar importancia a cosas diminutas y no dar lugar a una herida sin razón. Convéncete de que nadie más puede hacerlo, depende de que tú tomes la decisión de no permitir una herida más. Sé más sencillo en tu forma de pensar y no te permitas seguir tomando las cosas de forma negativa hacia alguien. Esfuérzate en cambiar tu manera de pensar ya que Dios nos enseña que “en todo lo bueno, lo puro, lo de buen nombre, si hay algo digno de ser alabado en esto hay que pensar” y también nos dice que “sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón”. Así te sentirás más libre, te sentirás sanado, y tu corazón va a ser diferente, ya no vas a estar cargando con amarguras o pleitos ajenos.

Aquí te van unos consejos prácticos para lograrlo:
No te lo tomes de manera personal.
Piensa de forma favorable y no de manera negativa.
Intenta sacar lo mejor de ti.
En todo lo puro, lo bueno, algo digno de alabar en eso debes pensar.
Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón.
No permitas ser “cliente frecuente” del enemigo que lanza sus dardos día a día.
¡Si lo pones en práctica sé que vas a lograrlo! Eres un campeón y recuerda que podemos lograr ser mejores hijos de Dios.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s